Ir al contenido principal

Yo tb tq

Cuando tenía 15 años estaban de moda el Messenger y los mensajitos de texto, pero eran una especie de lujo. Si quería chatear tenía que ir a un cyber o "robarle" el dial-up a un amigo de mi hermano que le "prestaba" la clave. Si quería mandar mensajitos, que no fueran a Digitel, tenía que pedir prestado un teléfono. Era un fastidio, pero todos (o la mayoría) lo hacíamos, aunque nos complicara más nuestra adolescencia.

Recuerdo haber tenido muchas "peleas" con mis amigos por algo que dije y se malinterpretó. Recuerdo que una vez un amigo me dijo que no iba pendiente conmigo porque le respondí un piropo con un "Q bello *corazón*". Ah ok. Ciertamente, la comunicación digital siempre ha sido complicada. 

Podemos decir muchas cosas que en nuestra cabeza suenan bien, pero fuera (o dentro) de contexto son horribles. Luego vienen los: "no me malinterpretes", "no quise decir eso", "creo que no me expliqué bien", y todas esas frases con las que uno trata de arreglarlo y luego es peor. Ni hablar cuando uno usa emoticones. Por ejemplo, a él no le gustan los ;) porque le parecen sarcásticos, yo los amo porque son picarones; una amiga odia los :) porque le parecen sonrisita falsa, a mí me encantan porque son cuchis... Y así mil más. 

Insisto es complicado y eso que sólo me estoy refiriendo a chats (actualmente Whatsapp, Gtalk y hasta SMS), no voy a ahondar en Facebook, Twitter o Instagram, donde el stalkeo es socialmente aceptable (aunque también nos jode) y un piche like puede desatar malentendidos.

Ahora, ¿por qué toda esta reflexión? Por este corto que vi anoche. No es el mejor del planeta, pero explica perfectamente mi punto. Y es que, aunque a veces sea "fastidioso", señores, hay que hablar... Y lo digo yo, la reina del "mejor escríbeme"...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…