Ir al contenido principal

"Yo me voy a casar con este pana..."

En febrero de 2010 salí de una relación que me traía por el camino de la amargura. Yo lo quería burda y me divertía mucho con él, pero todo terminó siendo un desastre, llegó un momento en donde dije no más y adiós luz que te apagaste #EpicFail. 

Desde ese momento me dediqué a ser feliz, a salir con mis amigas, a beber champaña los miércoles en Monalisa, a ir al cine con los tickets gratis que me daban en el trabajo. Todo estaba genial, me sentía bien, todo fluía, se notaba que algo bueno estaba por llegar. 

De repente reapareció "el crush" un tipo que me gustaba burda en 2006. ¿Era una señal? No sé, pero la consigna era "Dale Maraca Dulzura". ¡Plomo, pues! Salimos varias veces, un cine, unos besos, una cosa, pero no, él no era ESTE pana que yo esperaba. El me movía el piso como un temblor de 3 grados y yo estaba buscando un terremoto. Paso.

Un día cualquiera, inesperado lo "conocí". Gracias a Star Wars comenzamos a hablar... Y las conversaciones se volvieron tan frecuentes que a veces aparecían mensajes (de ambos) preguntando "¡Hey! ¿Dónde estás?". La 1 de la mañana se volvió nuestra hora del "hasta mañana" y las 9 la de "buenos días". Ya mandar mensajes y escribir por Gtalk era parte de la rutina... Y me gustaba.

Otro día cualquiera -o no tan cualquiera- decidí invitarlo al cine. Tipo normal, pues, relajado. Y aceptó. Ese martes me puse falda y tacones, y con mi pollina mocha/trasquilada, salí con la frente en alto a comerme al mundo. Él pidió el día para hacer diligencias e inesperadamente, sin planificarlo, me estaba esperando en su carro en la Solano. 

Recuerdo ver las luces intermitentes y caminar con más firmeza hacia su vehículo azul. Cero nervios. "Tipo normal". Abrí la puerta y cuando me dispuse a decir "Hola" escuché un "¡Qué bonita se arregla la niña para ir a trabajar". Cerré la puerta y pensé "Yo me voy a casar con este pana...".

Lo admito. Me compró con una pick up line de 10 palabras. Ganó terreno, pero no era tan fácil. Hablamos tanto, pero tanto que al terminar la noche llegué agotada y me fui a dormir. No sin antes leer un mensaje de buenas noches, a la 1 de la mañana, como siempre. Sin embargo ese día no hubo temblor, si no tranquilidad. El piso no se movió y me parecía rarísimo porque el pana tenía algo (aparte de ser una pared de 1.85 que me impresionó/Grr, los ojitos achinados y la sonrisa bella).

Por X o Y nos vimos nuevamente el fin de semana y entre gomitas de drácula y conversaciones se dio el primer beso. Entonces pasó, el terremoto destruyó todos los rastros de "no tendré nada con nadie" que habían alrededor. Ese 18 sigue siendo el "domingo perfecto" y el comienzo de esta historia inesperada. 

Dos años después se cumplieron mis palabras. Yo lo dije "Yo me voy a casar con este pana...". Y así fue. Me vestí de princesa, caminé hasta el altar y le di un sí. El sí más grande de la vida (con la risa más grande de la vida porque el cura que nos casó estaba medio loco y perdido), el sí que va como Buzz "al infinito y más allá".

Ahora todo está bien y siempre encontramos una nueva razón para sonreír juntos. Han habido discusiones y cosas, pero nada es perfecto y lo que parece perfecto se torna aburrido. Trabajamos en mejorar cada día. Y lo más importante es que cada vez que me sonríe o me besa sigue el movimiento telúrico porque he definitely rocks my world :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…