Ir al contenido principal

Carta al "chelo"

Querido chelo,

Cuando te conocí, hace casi 4 años, nunca pensé que serías una persona tan importante e influyente en mi vida. En esa época eras uno más de los de la "oficina de al lado", el muchachito simpático que siempre daba los buenos días con una sonrisa y se la pasaba corriendo para atender al público de ese programa en vivo que hace mucho tiempo salió del aire.

Gracias a "las niñas", que en ese momento eran pasantes, comenzamos a hablar un poco más. Recuerdo, como si fuera ayer, esa vez que estábamos afuera en el cajero y yo hablaba con mi ex. "Shi el chelo", dije, y tú al terminar de hablar lo primero que me comentaste (con esa risita típica que pones cuando te parece cuchi algo) fue "¿el chelo". Y desde ahí, fuimos los chelos.

Por mucho tiempo trabajamos en oficinas separadas, pero en cualquier momento disponible chisméabamos y nos contábamos cosas. Pasaron cosas importantes: Mi salida por la tesis, tu prograduación, tu graduación, mi regreso, mi graduación. Y siempre ahí, no 24/7 porque nunca ha sido nuestro estilo, pero un mensaje por facebook nunca faltó.

Llegó el momento esperado. Oficinas juntas. Escritorios uno al lado del otro. Amigos casi inseparables. Tú y tu música pop, siempre pop. Yo cantando Britney a tu lado. Karaokes de Shakira. "Si es la lluvia de todos los días que ha aumentado su nivel". Desilusiones amorosas. "It makes me that much stronger". Ilusiones amorosas. Y más karaokes de Shakira. "Y así llegaste tú devolviéndome la fe, sin poemas y sin flores". Confesiones, tristeza y felicidad compartida. Amigos casi inseparables.

Sentí la necesidad de crecer y me fui. Así lo inseparable se separó. Sin embargo siempre estuviste ahí, por twitter. Y todavía estás. Sé que no hemos compartido mucho, o nada, últimamente, pero a pesar de eso, te quiero igual y estoy orgullosísima de ti por haber tomado esta decisión (aunque esté llorando como galla en este momento porque ni pude darte un abrazo de despedida).

Nunca te lo he dicho, pero gracias. Gracias por compartir conmigo momentos hermosos y difíciles. Gracias por ayudarme a darle una mejor perspectiva a los problemas. Gracias por ser el hombro donde lloré muchas veces. Gracias por las sonrisas, por las fotos con la cara de Britney y Pamela. Gracias por ser el primer hombre que me regaló un girasol. Gracias por ser parte importante de mi historia.

Ahora empiezas una nueva vida, llena de retos y de nuevas oportunidades. Siempre estuviste listo para comerte el mundo y sabía que lo ibas a hacer. Sólo quiero desearte buen viaje, éxito y recordarte que pase lo que pase you are a fighter. Lo sé porque juntos superamos barreras y nos hicimos fuertes. Confía en ti, en tu otra mitad y en el futuro, como siempre lo has hecho, y ya vas a ver como cuando menos pienses saldrá el sol.

Te quiero mucho, muchísimo y siempre será así, es que el cielo aquí y en centroamérica es igual.

Te leo por twitter (como siempre) :)

*Mari

PD: "El chelo es achul, el espacio echta lleno de luch. Y chi che pone peluda la cocha recuerda la vida ech color de rocha" ;)

Comentarios

Moisés Pérez M. ha dicho que…
Por qué me haces estoooooo? :'( No tienes idea del dia q he tenido hoy, creia que ya me habia secado por dentro! Eso fue hasta que leí tu post! GRACIAS por tomarte el tiempo para regalarme esas palabras, sentí como si las escuchaba de tu boca, así con tu voz sexy y sugestiva! Reviví momentos hermosos y tenlo por seguro que JAMÁS los olvidaré! Fuiste, eres y seguirás siendo especial para mi siempre! SIEMPRE!
Y es así, siempre sale el sol! Y cada vez que salga recordaré ese girasol que nos fundió en lágrimas y abrazos! Te adoro chelísimoooo! 4ever fighters, magentosos y shakirescos! I *heart* Maried!

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…