Ir al contenido principal

D2M, New York, Pink Team y la maldad

Ultimamente me he encontrado con varias chicas que dicen no tener muchas amigas porque la amistad entre mujeres es una falsedad. Hace poco escuché que las mujeres somos muy envidiosas y competitivas y que por eso es difícil -casi imposible- tener lo que se llama una "mejor amiga".

Si esta afirmación es cierta (aunque yo no lo creo) entonces tuve suerte porque tengo varias amigas, "mejores amigas", a las que considero mis hermanas de la vida. Con ellas he vivido muchas etapas, superado muchas tristezas y compartido más alegrías. Y, definitivamente, sin ellas nada sería lo mismo.

Cuando estaba en primer grado conocí a la que, actualmente, mide 1.55 y yo le digo enana. Ella era la que compartía conmigo el honor de ser bien galla y el puesto en el transporte. Con ella hablaba del niño en turno que me gustara y comía platanito con nucita (sí, sabe rico). A su lado crecí oyendo The offspring, Caramelos de Cianuro y BackStreet Boys y leyendo la revista "TÚ". En sexto grado nos volvimos inseparables. El "dúo dinámico". Y lo seguimos siendo. (Soundtrack: Pretty Fly for a White Guy - The Offspring)

La flaca entró al colegio en séptimo. Se sentaba de última y se cubría la cara con su larga, larguísima cabellera negra. Nunca hablaba con nadie, era solitaria y ermitaña. Un día se me ocurrió invitarla a mi grupo de laboratorio en Biología y, con el paso de los días, me di cuenta de varias cosas como que sí era tímida, pero le gustaban grupos más allá de los boys bands, aunque sus favoritos eran *N'sync. Hablaba con calma, no le gustaba comer y era pseudo poeta. Teníamos muchas cosas en común. Ella es y siempre será la eterna chalequeada.
(Soundtrack: No strings attached - *N'sync)


Juntas hemos sido, desde hace 13 años, inseparables. Buen lema el elegido: "D2M forever"
(Soundtrack: Verónica - Caramelos de Cianuro).

A los 15 años cambié de colegio y conocí a la colombiana. Cuando hablamos por primera vez le caí mal, pero de la manera más sorpresiva terminamos uña y mugre (yo soy la uña). Ella me contaba sus dilemas existenciales y yo le hablaba del malpegue amoroso -no correspondido- que tenía. Juntas practicábamos volley ball en clase de educación física sabiendo que nos iban a raspar, pero igual terminábamos muertas de risa. Yo me fui del colegio y seguimos siendo amigas. Ella, hace 10 años se fue a Nueva York y seguimos siendo amigas. La distancia nos ha hecho fuertes, maifren.
(Soundtrack: Single Ladies - Beyoncé).

Entrar en la UCV era entrar a un mundo nuevo y, debo admitir, que tenía miedo; sin embargo, la espontánea y la cantante lograron que eso se me olvidara a las dos semanas de clases. La espontánea vivía al frente de mi edificio, usaba ropa de colores llamativos y no le importaba bailar y cantar por los pasillos de la uni. La cantante, se vestía siempre de azul, se sentía única porque es "una negra con pecas" y cada cinco segundos nos decía "Marica, ustedes si son escandalosas". Con ellas dos hice todos y cada uno de los trabajos de primer semestre, siempre diciéndoles "Calma, todo va a salir bien" así faltaran 10 minutos para entregar y estuviéramos en Caricuao
(Soundtrack: Killing me Softly - Lauryn Hill).

Segundo semestre trajo consigo a una de las mejores personas que he podido conocer en mi vida: La relajada. Es maniática compulsiva, metódica como ella sola, madre de todas las cuaimas inteligentes de este país, pero todo se lo toma con soda -o con helado-. Ella quedó con el nombre de "guía espiritual" y, aunque él diga que es una "mala influencia", siempre me da los mejores consejos y si vienen acompañados de un trago, mejor
(Soundtrack: When you're smiling - Louis Prima).

Formamos un cuarteto genial, todas completamente diferentes, pero haciendo un match perfecto. Un nos dimos cuenta que a una clase que veíamos juntas, siempre íbamos vestidas de rosado y desde allí quedamos como el "Pink Team". Las mismas del "objeto de mi afecto" y de "Si algo es inevitable... disfrútalo"
(Soundtrack: Jenny from the block - JLo).

Por último, en sexto semestre llegó La Miss. Como una estudiante intensa de Comunicación Social, que lee Benedetti y Cortázar, la juzgué a primera vista. "Si está participando en el Miss Venezuela, debe ser hueca", cada vez que sale a flote el tema le pido infinitas disculpas. No sé como nos hicimos amigas, pero al conocerla me di cuenta que es la persona que más sabe de arte que conozco, que tiene un corazón de oro y que, aunque es despistada, es la propia mamá gallina. Con ella y la espontánea grito "La maldaaaaaaad... ¡Claro que sí!"
(Soundtrack: Morena Mía - Miguel Bosé y Julieta Venegas).

Sólo las que creen en la verdadera amistad entenderán el amor que hay dentro de este post y lo agradecida que me siento con la vida por poner en mi camino a estas maravillosas mujeres, de las que aprendo muchísimo cada día que pasa. Repito, sin ellas nada sería lo mismo. Que bueno que, cerca o lejos, siempre SIEMPRE están.

Comentarios

--Yacarlí Carreño-- ha dicho que…
Sabes que lloré pues, no tengo que decirtelo... y si no lo sabes pues entérate. Te cuento que te amo chica :) y me encantó tu post. También creo fielmente en la amistad femenina y doy todos los días gracias al Universo por rodearme de tan buena vibra, una vibra cargada de estrógeno,un abanico de mujeres maravillosas, es obvio que una muy importante eres tú :) Te lo dije en estos días: "No sé qué haría sin ti". Cada una de esas hermanas que la vida me dio, me complementa de una forma perfecta :D y eso tengo que agradecerlo.

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…