Ir al contenido principal

Vaivén ("Eso")

Mi papá, desde que era una niña de cuatro años, me ha regalado libros. No importa cuál sea la ocasión, él siempre se ha tomado un tiempo para decir "esto seguro le gustaría a Mari" y, lo mejor, es que siempre acierta.

Hace 6 años, en la navidad de 2004, me sorprendió con 615 páginas de "Cuentos completos de Benedetti" y esa fue la primera vez que leí "Despistes y Franquezas". Ese libro pasó a ser mi favorito, y cada vez que tenía oportunidad lo releía.

El hombre que aprendió a ladrar, El sexo de los ángeles, Su amor no era sencillo, El niño cinco mil millones, Larga Distancia, Los vecinos y Pacto de sangre se convirtieron en mis predilectos. Sin embargo, "Vaivén" fue el que logró "eso".

"Eso", para mí, es lo que se siente cuando uno lee un fragmento, cuento, o poema y se te eriza la piel. Cuando las frases te llegan al alma y te dan cosquillas en el pecho. Cuando piensas "este señor es la genialidad nacida en Uruguay". Y Benedetti, lo logra, lo logra tanto que a veces me sorprende.

Vaivén es un homenaje al sexo con amor, o al amor y el sexo, "o viceversa" diría el Maestro en uno de sus poemas más conocidos. Vaivén es la historia de tres generaciones, de conocer, de aprender, de sentir, de amar. Vaivén es un regalo maravilloso para los enamorados: Los enamorados de su pareja, los enamorados de la vida, los enamorados del amor. No en vano, Benedetti decidió comenzar con esta genialidad: "Vení a dormir conmigo; no haremos el amor, él nos hará" - Julio Cortázar. Y eso es este cuento: Vaivén es amor.

Leerlo una vez no es suficiente, ni dos, ni tres. Como dijo una vez una de mis profesoras más queridas: "Uno puede pasar por un río dos veces, pero aunque sea el mismo, río nunca será igual." Excelente analogía para decir que cada vez que uno lee, es diferente. Las circunstancias nos hacen diferentes. Ni siquiera lo que éramos hace un mes, no lo somos hoy. El mismo Benedetti lo escribió: "Las sensaciones llegan y se van, son aves migratorias y cuando vuelven, si vuelven, ya no son las mismas".

Relatar la historia no tendría sentido, pero no me perdonaría si no engalano a mi blog con las frases que más me gustan del cuento. Las frases que lograron "eso" y que siempre lo logran.

"Es obvio que el futuro está lleno de amenazas, de riesgos, de inseguridades, pero yo creo (de creer y de crear), para mi uso personal, un cielo despejado. De lo contrario, el goce se me gasta antes de tiempo".

"El amor no es repetición. Cada acto de amor es un ciclo en sí mismo, una órbita cerrada en su propio ritual. Es, cómo podría explicarte, un puño de vida. El amor no es repetición".

"No tengas miedo, en el amor (al menos en mi amor) la repetición no se vuelve rutina".

"¿Para qué voy a hacerle descuentos a este deleite pronosticando qué sentiré el martes o el jueves?"

"¿Cómo no preferir mirarte a vos, que sos la vida o por lo menos una de sus más incitantes imitaciones?"

"Encajan uno en otro, otro en una, como si conformaran un paisaje clásico, de postal o de museo".

"Qué importa si es o no repetición, qué importa si es prólogo o desenlace. Estamos. Somos. Una y uno. Dejemos que la muerte nos odie desde lejos. Desde muy lejos".

"Somos. Estamos. Tan cerca de vos que soy vos. Tan cerca de mí que soy yo. Una + Uno = Une"

Y mi favorita, la que se convirtió en una ley para mi vida, la que llevo tatuada en la frente y veo todos los días en el espejo. Esa, la que logra "eso" y más:

"Algo o alguien puede matar mi futuro, pero quiero que sepas que mi futuro no es suicida"

Benedetti es un genio. Punto. Y no sé diga más.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
imparato molto
DINOBAT ha dicho que…
Si lo es...
Aldebaran ha dicho que…
Cierto.... muy cierto!!!

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…