Ir al contenido principal

"Interracial"

La gente dice que los eternos rivales son el Caracas y el Magallanes. Para mí, que no soy amante del béisbol, los rivales a muerte son el Caracas FC y el Deportivo Táchira. Yo como caraqueña de sangre y alma, pues soy fanática de los rojos, big deal. ¡Momento! Esto SÍ puede ser un big deal cuando te das cuenta que te gusta un aurinegro, y no sólo que te gusta sino que quieres tener algo con él. Esto no es mentira, señores. Esto es un caso de la vida real.

Desde hace un tiempito me ha empezado a gustar el Caracas FC mucho más de lo normal. Incluso, un amigo (cero fanático -aburrido-) me llegó a decir que era una "obsesiva" porque me la pasaba cantando las canciones de la barra. ¡Lo siento! No tengo la culpa de que en mi mente siempre esté sonando "Rooo, dale dale roooo", o "La barra del rojo ya llegó, para alentar" o alguna en contra de los gochos.

Amigo: ¡Jajajaja! ¡Pobres gochos!
*Mari: ¡Qué pobres nadaaaa! ¡Por favoooor!
Amigo: ¡Jajajaja! Los odias más que a los del Madrid.
*Mari: Claro, porque yo soy del Barca, peeero mi equipo es el Caracas. Yo soy de acá, no de Barcelona, España. Duh.
Amigo: ¡Jajaja! Perdón señorita "soy demasiado fanática del rojo". Ya te veré casada con un aurinegro.
*Mari: JA JA JA. Tas es loooooco, chamo. Primero muerta que con un gocho.

Y así es como te cae la saliva en la cara. En mis planes no estaba ni siquiera conocer a un aurinegro, en serio. Pero la vida es así, como dice Drexler "No para, no espera, no avisa". Y cuando menos lo esperaba, llegó a mi vida este pana, mejor conocido por mi círculo social como "El gocho".

Con él fui etapa por etapa: Ok, me cae bien el gocho, nada grave. Bueno, tengo cosas en común con el gocho, normal. Ajá, tengo MUCHAS cosas en común con el gocho, puede pasar. Si va, estoy hablando mucho con el gocho, whtvr es pana. ¡Ya va! Estoy hablando TODO el día con el gocho, aquí pasa algo. Hablé por teléfono con el gocho, ¡ay que bello el acento! Hey, algo anda mal. Conocí al gocho, es lindo, are you kidding me? Me gusta el gocho y yo le gusto a él, esto no me está pasando. Bien, saldré una segunda vez con el gocho, es demasiado perfecto ¿qué me pasa? Ya, no hay remedio, estoy saliendo con el gocho y me encanta. What a big deal.

Primer paso "Ira": "¡Qué bolas *Mari! Sales con un aurinegro, ¡Qué bolas!"

Segundo paso "Depresión": "¿Por qué es del Deportivo Táchira? Voy a llorar"

Tercer paso "Negación": "Quizás no es taaaan aurinegro ¿no?"

Cuarto paso "Aceptación": "Bueno, ok, es del DTFC, no puedo hacer nada (suspiro)"

Ya tengo dos meses saliendo con él y mi relación va de bueno para mejor, como ese comercial pavosísimo de Gilberto Correa. Las cosas han salido tan bien que poco importa que seamos de equipos rivales. Eso sí, cuando suena mi celular tengo que huir porque no quiero que escuche "¡Mami como lloran los aurinegros!", trato de no burlarme del 4 a 1 en Pueblo Nuevo (ni del trapo gigante), me da penita cantar cosas ofensivas, le pregunto como va su equipo y le digo "que fino, ganaron". Sí, YO le digo eso.

Me río muchísimo cuando mi hermano me dice "Estás saliendo con el enemigo" y yo sólo me encojo de hombros. Me reí muchísimo cuando en el estadio canté con la barra "Mami te acuerdas de Barinas que el rojo dio la vuelta allá en la Carolina, mientras allá en Pueblo Nuevo los gochos confundidos gritaban el tercero" y la gente con la que estaba me decía "Ajá tu canción". Me río cuando le digo que "Tenemos una relación interracial". Me alegra muchísimo pensar que él y yo somos una especie de ejemplo para la gente intolerante y cuadrada que agrede a los del bando contrario (y no hablo sólo de fútbol).

Es irrelevante que mi chico sea aurinegro. De hecho, me gusta que sea amarillo y yo roja porque cuando se mezclan nuestros colores sale otro más. Y lo mejor es que mis días junto a él, sin excepción, son naranja. Podría acostumbrarme a seguir mi vida con este aurinegro a mi lado, podría soportar el chalequeo de toda la barra del Caracas por esto, total ahorita estoy feliz.

Esto no es mentira, señores. Esto es un caso de la vida real. Tengo que admitirlo: Yo si salgo con un gocho ¿y qué? (Lo peor del caso, es que si tuviera que elegir en béisbol soy del Caracas y él es de Magallanes y de paso del Madrid, can you believe it?)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…