Ir al contenido principal

Un Día no tan Naranja...


¡Fuck, fuck y más fuck! Eso es lo único que puedo decir de la película venezolana "Día Naranja". Desde que vi los cortes me entusiasmé demasiado y moría por ver el film, sobre todo porque el término "Día Naranja" es el que utilizo en mi cotidianidad para describir los días bonitos (¡Claro! Eso gracias a "Amelié", donde en una parte se expresa que los días naranja son los días de amor); sin embargo ha sido una de mis más grandes decepciones del séptimo arte.

De la dirección de arte y fotografía no puedo quejarme, el manejo de los colores es simplemente maravilloso y la recreación de los escenarios es hermosa. Dentro de toda la película utilizan un concepto de arte pop con colores brillantes, cálidos y fríos, que me encantó. Cada espacio está ambientado acorde con la forma de ser del personaje y se fijaron muy bien en los detalles. 20 puntos por ahí. El cuatro de la chama de Caracas es be-llí-si-mo y aunque pueda parecer sobrecargado, creo que estuvo muy bien hecho, la casa de la bogotana es artística al 100% y la de la argentina sobria, ordenada y cuadrada, just like her.

A nivel de guión me pareció muy pobre en el sentido de que toda la película es predecible y del final mejor ni hablemos. ¿Cuál es el sentido de darle todo el peso del embarazo de las chamas a la trama, cuando al final no vas a develarlo? No lo sé. Está bien, cada quién le da a sus historias el final que quiere, pero a mí me parece que quedó en el aire, terminó vacía. A mi parecer la historia más consistente fue la de la chica argentina, independiente, Sigo XXI total; la caraqueña me aburrió, incluso a mí la persona más rosa (magenta actually) del planeta me pareció que fue extremadamente exagerado su nivel de niñez y de vivir en una realidad paralela en un mundo animé "Sailor moon"; la colombiana tampoco estuvo mal, pero no me llenó del todo; aunque de las tres haya sido con quién más me identifiqué. Un punto a favor sí creo que fue el establecimiento de personalidades de las protagonistas; cada quién tenía una forma de ser muy bien marcada y diferentes una de la otra lo cual le dio diversidad a la trama, aún cuando el desarrollo de la misma fue escaso.

Otro detalle fueron las actuaciones, en este caso de la chica venezolana Carolina Riveros y el famoso Reinaldo Zavarce "Peche", protagonista de la serie Isa TKM y novio de la caraqueña dentro del film. Ella al ser tan niña rayó en lo tonta y él no pudo ser más falso porque no es más enano (ojo no tengo nada en contra de la gente bajita, pero este pana debe medir lo mismo que yo ¡jeje!), el chamo se molesta y parece que no sintiera, ellos no me transmitieron nada. Por último, hubo partes totalmente injustificadas, la caricatura de la amiga de la argentina cantando "soy una mujer carnal" a mitad de película no estuvo bien. ¡NO! A mí no me gustó, fue como una oración subordinada, quitas ese pedazo y queda completamente igual.

Quizás fui muy dura en mi crítica, pero también quizás fue mi error fue ir a ver la película pensando que sería un exitazo, o pensar que tendríamos una suerte de Amelié hecha por venezolanos, o enamorarme de lo visual sin pensar en el contenido... Yo no soy una crítica de cine, ni pretendo serlo, pero debo decir que esta película fue una gran desilusión para mí, tal vez la gente la ame ¡que sé yo! Pero lo que me queda es ir a ver otra película en el cine que me saque la espinita de este Día -no tan- Naranja...

Comentarios

MdlA.- ha dicho que…
Vengo llegando de ver la película y aquí va mi opinión:
La trama tiene un punto que se puede interpretar de cómo te puede cambiar la vida entera el hecho de estar embarazada y ver cómo tu entorno puede reaccionar/ajustarse a ello. Más allá, representa el impacto de las decisiones y la responsabilidad de las acciones que a veces, debemos asumir de una u otra forma.
Fotografía: me pareció espectacular, al igual que las escenografías. Me emocionó además ver que una de las locaciones (el apartamento del DJ) era la casa de un amigo, transformada, por supuesto.
Argentina y Colombia tenían mejor fotografía que Venezuela, a mi parecer.
Actuación: a mi criterio, dejó mucho qué desear; sobre todo la de los venezolanos. Carente completamente de profesionalismo.
Escenas: Hay muchas escenas abstractas, las que eran tipo fantasía, que le dan un toque artístico al film, pero COMPLETAMENTE de acuerdo en que hay unas pointless...por ejemplo, la escena de la tipa que se ofrece a comprarle el cabello para hacer pelucas o el intento de musical de la mujer carnal, tal cómo tú lo dices.
Definición de personajes: también concuerdo contigo en que estuvo súper delimitado y acorde a los ambientes. En lo que sí no estoy de acuerdo es en lo del cuarto de la caraqueña; juro que ahí no pudiera dormir ni bajo el efecto de 4 Tafil. A esa tipa la odié toda la película, me pareció la más niche del mundo. Desde los dados que cargaba colgando hasta los zancos en que estaba montada.
Conclusión final: es una película no apta para todo público. Nunca esperé una versión tropical de Amelie porque simplemente como esa película... ninguna, es mi favorita en la vida. Sin embargo, me parece que es una evidencia de la evolución cinematográfica venezolana, aun cuando nos falta MUCHO.
Marielisa ha dicho que…
Mari, fui el viernes con dos amigas que arrastré bajo la premisa de "hoy es una noche de niñas"

Resultado: 15 mentadas de madre de parte de cada una, me sacaron a patadas de la sala cuando la pelicula iba por la mitad y me llevaron a un verdadera "noche de niñas": vodka, rumba y cigarros.

No pienso opinar de la pelicula por que no la vi completa.

Besos!
Caque ha dicho que…
Ve a ver Bastardos Sin Gloria o Distrito 9. Cine de verdad.
John Manuel ha dicho que…
Día Naranja es el ejemplo perfecto de que unir cine, con Isa Tkm, con Sailor Moon (chimburrio y hecho con una animación que da pena), jevitas en pantaletas, y un "tema de actualidad" (suponiendo que haya alguientan retrógrada como para creer que el embarazo es un tema de acutalidad), es, en resumen, una pésima combinación y una muuuuuyyyy mala idea.

Súmale dos canciones de Andrea Echeverry...

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…