Ir al contenido principal

A mí si me gusta Calle 13 ¿y qué?

Recuerdo la primera vez que me hablaron del grupo, yo estaba en quinto semestre, comenzaba el 2006. Mi amiga Y2 me cantaba una canción que decía algo como "que mojan el arroz con un poco de aguacate" y que era muy fina, yo no la había escuchado jamás; sin embargo a los pocos días vi el vídeo en algún canal de cable y morí. Y2 y yo nos aprendimos la canción como en una semana y caminábamos por la escuela como las bailarinas del video, moviendo la cintura con un pasito divertido, mientras un amigo nos pedía que nos pusiéramos las mini-mini-mini faldas blancas que usaban las chicas. NOT! Ya sabía que era un dúo y que se llamaban Calle 13, nada más.

Poco a poco empecé a averiguar de ellos, leer en internet, ver entrevistas en televisión, etcétera y mi corazón latía al unísono con el beat de sus canciones. Las líricas de Residente y la música de Visitante siempre me parecieron excelentes y aunque muchos lo catalogaban como reggaeton yo sabía que su estilo era algo más allá. No creo que sea necesario definir un género, no creo que sea necesario encasillar para que te guste algo, así Calle 13 se convertía en uno de mis favoritos.


"Se vale to' en este sandwich de salchicha, se vale to' aunque pasen con ficha", "¿Qué pensarán de nosotros en Japón pón?", "Te vo' a pinta' la playa azul crayola, vámonos que fuímonos, que vámonos que yola" entraron en mi MP3 y cuando iba para la agencia a finales del 2006 las escuchaba feliz de la vida. El Tango del Pecado, La cumbia de los Aburridos y La fokin moda fueron los que ratificaron mi amor por Calle 13. Las ponía en el carro y mi mamá me decía que las quitara, porque las letras eran horribles mientras que yo le cantaba "Llegó la araña que el idioma daña, la Real Academia yo se la dejo a España" ¡jajajajaja!

Un día cuando hacía zapping me encontré con un video donde Residente estaba enrollado en unas sábanas con una chica, escuché la canción. "Tú eres mi vitamina del pecho, mi fibra" y allí, justo allí, me terminé de enamorar. Un beso de desayuno es la canción romántica con más estilo de la vida, así es. Sale al mercado Los de atrás vienen conmigo y No hay nadie como tú a dúo con Café Tacuba (canción que me recuerda a Carrr inevitablemente), Que lloren y su crítica al reggaeton y Ven y críticame con su actitud de no me importa lo que digan, la cual han mantenido siempre. Luego La perla con Rubén Blades y honor a un barrio de Puerto Rico con sabor tropical. En fin, no hay nada que no me gusta de ellos. Punto.


Soy una fanática enamorada, lo digo sin careta. Cuando me tomé la foto con Residente bajé temblando las escaleras, lo admito. Me gusta Calle 13 por su música, por lo que hacen, por lo que escriben, por lo que cantan, por su actitud. En realidad no me importa si cantan en el Anfiteatro del Sambil o en La Carlota, porque de haber podido hubiese ido a los dos conciertos. Lastimosamente no pude ir al del Sambil, ahora me parece una gran oportunidad verlos gratis en La Carlota. No me lo voy a perder. Me gustan los panas, pues.

Así que sí Dios quiere y me lo permite iré mañana a Calle 13, yo sí cantaré sus rimas pueltoriqueñas con L en vez de R, yo sí me tripearé bailarlos porque... Independientemente de todo, a mí si me gusta Calle 13 ¿y qué?

(Mientras hacía este post sonaba y cantaba "Esto se lo dedico a los que trabajan por un sueldo bajito pa' darle de comer a sus pollitos...")

Comentarios

Valentina ha dicho que…
yeahp!1 ami tb me gustan...(8) y que digan lo que quieran(8)
Anónimo ha dicho que…
Buen comienzo

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…