Ir al contenido principal

Ese día...

Trabajar en un programa de chismes no es fácil. Podría serlo, ¡vamo'! es escribir chismes malsanos y comentarios, por lo general destructivos, en tono de doñas chismosas de vecindad aderezados con frases, refranes y lugares comunes de la idiosincrasia venezolana. Podría ser sencillo, pero para mí no lo es.

Escribir para un programa cuyo fuerte son los chismes nunca fue mi sueño de vida porque significa "ser chismosa", literalmente. No puedo negar que el chisme / brollo / cotilleo "no me gusta, pero me entretiene", claro si lo veo de lejos, como una espectadora, no viviendo y conviviendo a diario con él. No puedo decir que soy una santa, que yo no critico y que no hablo mal de ciertas personas, pero mi naturaleza, definitivamente, va evocada hacer el bien no a destruir.

Entonces, ¿por qué estoy aquí? Sencillo. Dos palabras: Recién graduada. Estoy adquiriendo experiencia, "fogueándome", labrando mi carrera. Sin embargo, siento que como escritora no puedo crecer mucho si todos los días tengo que escribir "Muy buenos días Venezuela, bienvenidos una vez más al programa de farándula número uno de la televisión venezolana". Siento que es difícil crecer cuando no puedo utilizar mi léxico al 100% porque estoy escribiendo para un target determinado. Es bastante díficil sentirse a gusto cuando la vida privada de los artistas (incluso así no lo sean) es la prioridad.

Tampoco soy una "intensa", pero definitivamente a Venezuela le hace falta más cultura y menos faranduleo. Mi fuentes favoritas siempre fueron arte y espectáculos, cultura y salud. Estoy ahorita manejando una, pero no como soñaba. Yo quiero ir a exposiciones de arte, entrevistar artistas (escultores, pintores, escritores, músicos de verdad), ir a conciertos de música venezolana, jazz o algún otro género que no sea pop o reggaeton, asistir a los bautizos de libros, hacer reseñas donde tenga que documentarme y leer bastante para aprender cada día más.

Lo otro que también quiero es escribir novelas y telenovelas. Me apasiona el hecho de crear nuevas vidas por medio de las letras. Me encanta adentrarme en el mundo personal de un ser que no existe, pero que el colectivo cree que sí, vive y padece sus emociones como si fuera de su familia. Es fascinante explorar los sentimientos de un hombre o una mujer quienes, quizás, no son en lo absoluto parecidos a uno, y entonces uno tiene que sentir más allá, creérselo. Es amazing, me llena.

Yo si rumbeo, voy a conciertos comerciales y canto las canciones de L'squadron, pero no es el estilo de vida que quiero llevar. La farándula no es lo mío. Lo positivo de esto es que escribo. Me sumerjo en mis letras y el sonido del teclado, aunque sea en banalidades. Soy muy joven, tengo la vida por delante, cumpliré mi sueño y ese día me devolveré a este post donde todavía con ojos de esperanza veía mi futuro lejos, pero alcanzable. Ese día seré lo que siempre he querido ser. Ese día... Llegará...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…