Ir al contenido principal

Chico 1: Yo a ti te conozco de antes

Querido Chico 1: Debo confesarte que en estos meses había olvidado lo perfecto que eras. (Sí chico, eres el perfecto y que no se hable más). Que desde que empecé a hablar contigo descubrí que Cultura Profética tenía la canción más acertada del mundo: "Yo a ti te conozco de antes y eso me provoca pensarte" (En mi compu suena la canción y yo vuelo lentamente). Y no por casualidad sino porque tu amigo entrañable me dijo un día "Yo conozco un carajo que sería ideal para ti, es demasiado cariñoso, pana... Te gustaría" (Este pana tenía razón).

Te conocí, un año y medio después, después que te vi por fotos y todo (Hecha la loca te buceé y demás, lo admito). Te conocí rápido y fugazmente en un local lleno de gente tomando cerveza y bailando Soda Stereo (¡Soda! más perfecto imposible). Me diste un recuerdo que para ti significaba mucho y ahora para mí significa más (todavía lo guardo en mi corazón, porque mi cofre literalmente es un corazón, no es una cursilería). Ese el único recuerdo material de la única vez que nos vimos y cada vez que lo veo me acuerdo de esa noche extraña, de que yo tenía novio y de que tú me abrazaste como si no hubiese mañana sin siquiera conocerme (Fuck! ¿Por qué tenía novio? Me niego a decir que porque el destino quiso y toda esa ridiculez). Pasó el tiempo, quise verte mil veces y fue imposible (no fue el destino, me niego).

Entonces un buen día las redes sociales nos conectaron y empezamos a hablar tanto... (suspiro) tanto que tú te quedabas despierto hasta las 5am aunque yo te dijera que fueras a dormir porque era muy tarde (total, yo me podía quedar despierta... Tenía toda la noche)... Y hablábamos, de todo, de su vida tan lejos, de mi vida de tesis, de nuestra vida de solteros, de lo parecidos que somos y demás (¡que me caso contigo! dije). Y de repente dejamos de hablar, nos desaparecimos (te desapareciste).

Ayer volviste, y con tres palabras me moviste el piso otra vez, no sé cómo lo haces, no tengo idea cómo lo logras, pero es magnifique y me encanta. ¿Será que eres el hombre de mi vida? Mejor no me pongo a pensar tanto, dejo en el aire girando mi moneda "y que sea lo que sea".

Por lo pronto, no te desaparezcas, necesito contarte cosas, ¿sí? Tú siempre me subes el ánimo. Saber perfectamente cómo hacerlo.

Espero hablemos pronto.

Mil besitos.

La que fue antipática.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…