Ir al contenido principal

¡Feliz 2009!: Yo si soy gordita ¿y qué?

(A ti, para que la próxima que digas "que bueno que estás haciendo dieta, porque deberías perder unos kilitos" sea a mayuya, su patrulla y la abuela suya)

Mi primer post del año debería ser uno muy comeflor contando como me fue en estas festividades o la odisea del día de playa con mis nenas, pero no, no va a ser así. ¡Me obstiné pana! No sé como decirlo, más clara que esto no puedo ser: ESTOY HACIENDO DIETA POR MOTIVOS DE SALUD. ¿Muy difícil?

Resulta que no puedo comer cosas que contengan azúcar refinada, eso es todo. Puedo vivir con eso tranquilamente porque lo he hecho desde hace 5 años. Y de todas formas me tengo que acostumbrar porque es seguir un régimen o estar muriéndome todos los días. Elijo la primera opción.

Que lo sepa el mundo: le volví a agarrar el amor a la comida. Ahora si me como con gusto y completico un plato de pasta con salsa pesto (o bolognesa o como sea), una parrilla o una paella (aunque al arroz todavía lo miro de lejitos y lo cambio por ensaladas). Ahora si me saboreo mis dos empanadas de los desayunos de domingo sin pensar en los carbohidratos, ahora cuando mi mamá me dice que "estoy comiendo mucho" le digo "ay no, no estoy comiendo tanto", sé cuales son mis límites, ahora espero con ansias la hora del almuerzo para abrir mi envase, ver que tengo y traerlo de vuelta vacío. Porque me di cuenta que es más divertido comer sin remordimiento. Que no podré comerme un helado de nutella con brownie (baba), pero el de avellana con chocolate diet me lo disfruto casi como un orgasmo. Que ahora soy más feliz porque puedo tomar café con leche más veces al día. Es que, definitivamente, más sano para el espíritu ver la comida como un placer y no como una necesidad.

Te cuento, que como toda mujer me quejo de mis cauchitos y meto la pancita en las fotos en bikini, pero esa es mi contextura y no puedo hacer nada para cambiarla. ¡Ya lo entendí y I'm fine! Que si decidí hacer ejercicio y tomar litros infinitos de agua es porque tengo rolo de piernas y no quiero seguir desperdiciándolas en pantalones largos (no sé si recuerdes que hace tiempo andaba siempre en falda), pero quiero mejorarlas un pelo antes de lucirlas. Que hoy fui para la playa y cuando vi las fotos reafirmé que me amo y me gusta como soy y mira que el cuerpo de Dayana Mendoza no te me lo vengo teniendo yo beibe. Si pierdo peso, bien, sino también. I look great.

Y para que lo sepas, SI existen hombres a los que le gustan las gorditas y/o rellenitas, como Víctor y Jeanfreddy, pero nunca los vas a entender, créeme, ellos son demasiado inteligentes para tu gusto. ¿O no recuerdas? Aquella vez que te dije que escribía poemas, me leía más de tres libros mensuales, me encantaba la literatura latinoamericana y el cine de autor, que mis dos obsesiones eran El Principito y Alicia en el país de las maravillas y que me preguntaste quiénes eran Dispatch, Jorge Drexler, Regina Spektor, Sixpence none the richer, Ximena Sariñana y casi todo mi playlist de "música fumada" me dijiste eso: "Uy que intensa, como que muy inteligente para mi gusto". Lo siento, los cc no se me subieron al cerebro. Loser. Quédate con tus amigas misses, tu Wii y tu reggaeton.

Aclarado el punto, me retiro. Muérete que chao.


Comentarios

Jeanfreddy El Irresponsable ha dicho que…
La próxima vez que vayas a hablar bien de mí, trata también de decir algo malo, no quedé como un irresponsable, jeje.

Diría que me dolió aunque no fue conmigo, pero no :) adoro las gorditas y has escrito un post sincero y genial, que está más que recomendable.

Para las gorditas -o anoréxicas- que comen con culpa y a la mitad de algo sabrosísimo, lo devuelven, lo calculan en calorías o se sienten como que pisaron un bebé con el carro.

Comer es un placer :) y así hay que disfrutarlo. Your beautiful, no matter what they say.

Sixpence None The Richer :) yeah! kiiiss me (8).
victor_marin ha dicho que…
Hola Mari. Muchas gracias por comentarme en este post y por los comentarios que me has dejado en mi blog.

un gran abrazo

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…