Ir al contenido principal

La energía del alma

"Cada persona tiene que descubrir cuales son sus detonadores para poder vivir, pues la combustión que se produce al encenderse uno de ellos es lo que nutre de energía al alma" (Laura esquivel)



Una de mis novelas favoritas, desde que la leí a los 13 años, es "Como agua para chocolate" de la mexicana Laura Esquivel. Ese libro me lo puedo devorar con facilidad en una sentada, me encanta. La historia de amor, a pesar de que raya un poco en lo común me apasiona. En general, para mí, es brillante la combinación de literatura con gastronomía, dos de los grandes placeres de la vida.

Esta obra narra la historia de amor entre Tita y Pedro. Tita es la hija menor de una familia conformada por mujeres, por tanto, está destinada a cuidar a su madre hasta el día de su muerte. La cuestión es que la chica se enamora de Pedro y cuando la mamá de Tita se entera (como es una vieja insoportable, chapada a la antigua y apuesto que frustrada sexual) le ofrece a Rosaura (hermana de Tita y solterona) para que se casen. Los panas contraen matrimonio y ahí empiezan una serie de acontecimientos que son una mezcla entre cursis, divertidos, irónicos e increíbles. Y cuando digo increíbles no es de "Woooooow", sino que son cosas que no pasarían jamás.

Por ejemplo, la hermana mayor (la horny Gertrudis) se enamora de un forastero y cuando están en pleno acto en el baño de afuera, cuya estructura era de madera, se puso tan hot la cosa que el sitio se quemó. Si por cada vez que una pareja se pusiera hot se quemara el lugar donde están, básicamente, no se pudiera transitar por Caracas. Otro ejemplo es que la solterona (rolitranco de mala hermana - roba novios) tiene un bebé de Pedro y Tita es quien lo amamanta porque le tiene un gran amor a Pedro y al nené. ¡Ok! yo amo a mi hermano y a mi sobrino, pero no creo que vaya a salir leche materna de mis senos si no estoy embarazada.

Esta clase de cosas es lo que más me gusta de esta novela. En sus páginas hay demasiada magia y eventos inverosímiles en los que me gusta creer porque es sano tener una gran imaginación. Ahora bien, ¿por qué traigo a colación a "Como agua para chocolate" en mi vida (y mi blog)? Por lo siguiente: Cuando Chencha (cocinera de la casa / mejor amiga de Tita / alcahueta profesional) le encargan la cocina a la cenicienta, digo a Tita porque desde pequeña estaba metida de lleno allí evitando las locuras de su mamá. Dependiendo de como se sintiera Tita le salía la comida.

Por ejemplo (amo los ejemplos), en una ocasión Tita había tenido un encuentro cercano con Pedro y luego fue a preparar un plato con pétalos de rosa, lo hizo con tanta pasión que ocasionó ese cosquilleo lujurioso en quienes lo ingirieron. Otro ejemplo, fue cuando hizo la comida para la boda de Pedro y Rosaura, lloró tanto y lo hizo con tanta rabia que todos los invitados terminaron vomitando y mal del estómago. Conclusión: El estado de ánimo afecta mucho la cotidianidad e incluso el futuro.

Recordé esto porque tengo que hacer algo muy importante, pero desde hace unos días mi humor ha estado inestablemente apestoso. Por eso no lo he hecho, porque no quiero que mi mala vibra me arruine mis fabulosos planes. Creo en eso, en el poder de la mente, por eso... A conseguir mis detonadores para nutrir de energía mi alma y ¡a trabajar!

Btw... My God... ¡soy como Tita! menos mal que no tengo una hermana solterona y mi mamá es de la época contemporánea, sino estaría mal, muy mal, ¡jajajaja!


Comentarios

Kecón ha dicho que…
Yo creo en esa energía totaaaaalmente...!
MdlA.- ha dicho que…
Excelente libro.
Súper emotional. Creo que si ahorita mi trabajo saliera según mi estado de ánimo, mañana me llega la carta de despido. Gracias a Dios por lo menos en la oficina he logrado canalizar el humor, pero no está fácil...

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…