Ir al contenido principal

Una historia de la vida real...

Odio el metro, eso no es un secreto para nadie. Incluso en esta época cuando en las mañanas está vacío y podría respirar tranquilamente, no lo uso. Eso quiere decir que para transportarme al otro lado de la ciudad hacia mi lugar de trabajo utilizo las camionetas. Ya mencioné que mi trabajo es al otro lado de la ciudad, ¿verdad? Duro 1 hora o más sentada en mi autobusito, camino a mi canal, oyendo música en mi MP4; eso, más el sueño, implica que siempre me quedo dormidísima (eso no es bueno, lo sé, pero pocas veces puedo evitarlo).

El punto es que hoy estaba yo cómodamente acobijada en los brazos de Morfeo cuando siento que se me sienta alguien al lado, me despierto de golpe, volteo y ¡oh la la! Era uno de los especímenes más bellos que había visto en mucho tiempo. Físicamente perfecto, PER.FEC.TO: alto, cabello negro, ojos marrón claro y bronceadito. Bello. ¡BEEEEELLLOOOOOO! En mi MP4: "te regalo amores dentro de tu vientre, de mil colores, dame lo que sientes, pa' que no llores, tengo amor sincero, un amor del bueno...". En mi mente: "que me hable, que me hable, que me hable". Y mis súplicas fueron escuchadas...

Chico lindo: (me toca el hombro con cuidado para que voltee, ¡ja! cómo si no lo estuviera viendo de reojo durante el trayecto recorrido) Disculpa...
*Mari: (me quito el audifono y volteo como quién no quiere la cosa) Sí, dime.
Chico lindo: (saca un papelito del bolsillo) ¿Sabrás a qué altura queda el centro Aloa? Me dijeron que es en la Rómulo Gallegos, pero no sé exactamente dónde.
*Mari: (¡yay! menos mal que me preguntó algo que sé donde queda, así no quedo como la despistada que usualmente soy) Sí, claro. Es a unas dos cuadras de Televen, bueno del Banesco. Yo me bajo en el Banesco, cuentas dos cuadras cuando yo me baje y listo. (¡Galla! redundaste, REDUNDASTE, mal, MUY mal)
Chico lindo: Gracias, chama, me salvaste la vida.
*Mari: ¡jajajajaja! No es para tanto.
Chico lindo: ¡Sí! si es. Tengo que llevarle una cosa a mi jefe, eso es de vida o muerte, es el jefe.
*Mari: ¡Ah ok! Tienes razón.
Chico lindo: Es que son unos balances de la empresa, el contador me los dio a mi y yo tengo que dárselos a él. ¿Sabes lo importante qué es eso?
*Mari: (¿y tú sabes lo peligroso que es decirle a gente que no conoces que llevas un balance de tu empresa en un bolso?, digo...) Sí, si me imagino.
Chico lindo: De pana que de esto dependen mis permisos del año que viene para el postgrado.
*Mari: (¡ahhhh bello e inteligente! Corazón, corazón, corazón) Oye, que bueno que vayas a hacer un postgrado.
Chico lindo: Sí vale, era hora. Es que yo soy de esas personas que no pueden vivir sin estudiar.
*Mari: (¿por qué este hombre se montó en Chacao? Teníamos que hablar más). Te entiendo perfectamente, yo soy así ¡jeje!
Chico lindo: ¿En serio? Qué fino... Mira... Y tú... ¿Trabajas en Televen?
*Mari: Sí...
Chico lindo: ¡Qué bien! Eres una dura.
*Mari: Ehm... Gracias (supongo...).
Chico lindo: Me imagino que seguro tenías tremenda palanca ¿no? Es que para entrar en un canal de televisión por mérito propio tienes que ser el guevo de oro.
*Mari: (WTF? ¿Palanca? ¿El huevo de oro?) ¿Cómo?
Chico lindo: No es que esté dudando que seas inteligente, pero, es un canal.
*Mari: Chamo, primero, tú no me conoces; segundo, me parece bien bajo que estés juzgando a la gente así como así y tercero, aquí me bajo (menos mal que se montó en Chacao y yo me bajo aquí).
Chico lindo: ¡Pero no te molestes!
*Mari: Por donde pueda señor.

Fue así como terminé con una rabieta por lo básico del pana y el fucking estereotipo de las personas que trabajamos en un canal. Demasiado bello y perfecto para ser verdad. Eso es todo lo que puedo decir. Para la próxima, en las camionetas, no hablaré con ningún niño que me parezca lindo. No me arriesgo de nuevo.

Comentarios

Pablo ha dicho que…
Oye... gracias por existir... realmente estoy agradecido por ti... un beso...
Pablo ha dicho que…
(...por cierto... créeme: VALE LA PENA SEGUIR ARRIESGANDO... es peor arrepentirse de lo que no hemos hecho que de aquello que hicimos... háblale al próximo chico lindo ;) )

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…