Ir al contenido principal

Amélie


Siempre me pareció que era hippie. A comienzos de la universidad siempre vestía con faldas largas, bandanas en la cabeza y llevaba de accesorio un novio un poco (bastante) diferente a lo que ella proyectaba. No la conocí sino hasta mitad de carrera cuando se cambió de turno. Supe que seríamos amigas cuando le pregunte si quería estar con nosotras en el grupo de televisión y me dijo que sí porque el otro grupo no le daba mucha nota.

No sé en que momento, pero empezamos a tratarnos más. Seguramente nos unió nuestra capacidad infinita de acidez - imprudencia - sinceridad. Ahí comenzaron los chistes internos: el grupo de los in (los out ruleamos demasiado y, seguramente, también nos divertimos más). Siguiendo con las conversaciones en los banquitos cuando nos salíamos de la clase de Cusati. Y de repente una ventana en mi msn se abrió diciéndome: Tengo un blog, lee.

Debo decir que la idea de tener un blog vino en gran parte por ella. Pasó de ser Angel a ser Flequi, pero siempre la misma. Desparpajada, espontánea, transparente. De esas chicas con las que uno se sienta en el famoso murito de la escuela a hablar de lo rancias que son las nuevas en serie con su look de surfista, cabello decolorado y sus cholitas hawaiianas, por supuesto dicha conversación compartida con su fiel compañera, la bigote girl.

Ella me hacía compañía cuando puntualmente pánfilas (o genialmente responsables) llegábamos a las 8:00 am al servicio comunitario, mientras que el resto de las personas llegaban a las 9:00, si acaso. Ella estaba volviéndose loca y medio muerta por entregar apurada su tesis de grado, pero siguió siendo la misma.

Ella logró su meta mirando hacia adelante. Ella me escuchó mis traumas, mis rollos y mis confusiones con los diversos especímenes extrañísimos que estuvieron en mi vida, aún cuando tenía sus propios problemas. Ella ya no lleva ese accesorio porque no le combina. Ella es ella: la fanática de los converse después que decía que no le gustaban. La que toma fotitos lindas (incluyendo las del hot -pa que vos veáis- guy) y me debe una. La que publica fotos en FB y espera comentarios (y tiene las mejores, ¡lo certifico! Nada superará la de la batería -ataque de risa-). La que ama a Yann Tiersen y a Jean Pierre Jeunet. La que, como yo, quiere vivir en un mundo con muchos colores brillantes (y no estamos en drogas eh! aunque yo diga que soy Alicia -la del país de las maravillas-)

Sin pensarlo dos veces digo con certeza que es una de las chicas que más admiro por su empeño, su optimismo y su forma tan especial de ver la vida. Sin dudarlo, ella es una de las pocas personas a las que puedo llamar amiga y con A mayúscula (y de Angelines, también). Y, for sure, ella se va a comer el mundo como si fuera un pote de Chesse Whiz, yo lo sé.

Ella, definitivamente, es Amélie. Y ella llegó para cambiar mi vida.

¡Feliz cumpleaños Flequi de mi corazón!

Te amo con locura
, eso lo sabes, al igual que sabes que, muy a lo cursi, te voy a extrañar DEMASIADO. Gracias por ser parte de mi magentosa existencia.

(PD 1: Lo de ella es por la canción... Gracias por mostrármela...Es demasiado tuya, aunque a veces me la robe para sonreír y caminar sin mirar atrás. Ai loviu a lotototot my dear Fleqs)

Comentarios

Pablo ha dicho que…
Me uno (aunque algo tarde) a tu post... ¡Feliz cumple chama!... aunque no te vea con la frecuencia que "debería", estoy muy feliz y orgulloso de haberte conocido... un beso para ustedes dos...
flequillo ha dicho que…
bellos los dos!
gracias mari!! qué bella!!!!! =)
loviu, chica!
jajaja qué risa lo de las chicas surfistas jajajajaja

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…