Ir al contenido principal

Frío, distante, seco... Facebook...

El facebook es una herramienta digamos importante en la vida cotidiana. Te conecta con tus amigos, te reencuentra con personas que alguna vez te importaron, ves fotos que jamás pensaste que existían y te mata el aburrimiento. ¡Es lo máximo! Hasta que te das cuenta que tan impersonal puede ser.

En el facebook tengo a todo el mundo, y con todo el mundo me refiero gente que conozco personalmente. No soy la tipa mega popular, madrina de pueblo, César González la amiga de todos, pero cuando una estudia en tres colegios, va una universidad tan amplia como la UCV, estudia en el CVA, hace un curso de italiano, trabaja en tres empresas y demás... Más de 300 conocidos, aunque sea de hola, tiene. Y esos, van para el Facebook.

Conocidos. Gente que te saluda y ya, gente a la que le sonríes de vez en cuando, gente que sabes que existe porque se taggeo en tu foto de la comunión. Y por supuesto tienes a tus amigos, a los que les comentas las fotos porque están graciosas o para recordar viejos tiempos, a los que no les escribes en el Muro porque los llamas, con los que hablas por el MSN, étc.

Lo dije anteriormente, hoy lo repito. El facebook alarga las distancias, vuelve todo tan frío y lejano. Porque es medio absurdo que te feliciten personas con la que jamás hablas en tu existencia. Porque es vacío leer frases pre-fabricadas y deseos que no son de verdad. Porque soy cursi. Porque amo los mensajitos de texto a las 12am y los te adoro infinitos de mis amigas y amigos que todavía utilizan el celular. Porque es más humano escuchar la voz por el auricular cantándote happy brithday que "escribir en el muro de...".

Porque sólo escribo por Facebook cuando ya te llamé, te escribí y te felicité mil veces o si no tengo tu teléfono porque lo perdí o no sé si es el mismo. Porque el 25 de agosto reniego de la tecnología.


...Porque este post es contigo, maracucho, para que veas que sí me sigues importando aunque peleemos mil veces. Porque me dolió leerte primero por el monitor y no por la pantalla de mi celular (y que luego me llamaras explicándome todo -y sabes que se quedó a medio creer-).

¿Será que tú sí fuiste mi primer amor? No sé, quizás haga un quiz por Facebook y lo averigüe.

Comentarios

C. Luisa Ugueto ha dicho que…
Absolutamente cierto. Absolutamente de acuerdo contigo. Y crei que por ser "vieja" pensaba de ese modo... Saludos
algarcia ha dicho que…
no se trata de la herramienta sino del uso que se le de.

si tu cumples años y no te felicito en la vida real tampoco lo hare por facebook. y si te quiero felicitar busco tu numero celular en tu perfil y te llamo. o le pregunto a tu amiga tu numero.

el facebook es tremenda herramienta, pero es una pena que se este convirtiendo en un chismografo digital y en una extension de la hipocresia cotidiana.

si tuvieramos el tiempo y la disposicion nos sentariamos a hablar y asi se que haces con tu vida. te invitaria a magenta cafe a tomarnos el marron de las 3 de la tarde y discutir acerca del color de las paredes. pero no pasa.

mas alla de que no pasa (nunca he entendido por que) esta el hecho de que queremos hacernos creer a nosotros y al mundo que SI pasa y por eso nos dejamos mensajitos en nuestras paredes. no nosotros, hablo de nosotros como parte de la red.

en cambio, los blogs menos atractivos pero mas vivos permiten que uno escriba cosas mas sinceras tanto en las entradas como en los comentarios. creo ademas que si escribiera esto en el facebook ya saldrian varios de tus contactos (o de los mios) mínimo con un "eeeeessoooo, cable pelao!" porque la gente es asi. despreciable.

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…