Ir al contenido principal

Un post cursi (como para variar!)

(A todos aquellos que me han enseñado a ser feliz! =D)

Desde pequeños escuchamos que nacimos para "ser felices", pero ¿qué es la felicidad? Según el Diccionario de la Real Academia Española se puede definir como: "Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien" o "Satisfacción, gusto, contento". Son conceptos fáciles de entender, sin embargo cada quién tiene su percepción de la felicidad.

Algunos juran y perjuran que esta preciada meta está en lo material. Luchan y luchan por conseguir dinero y lujos y en eso pasan toda la vida. Otros, más idealistas, enfocan la felicidad en la constante búsqueda del "verdadero amor", con sus características especiales, que sólo esa persona tendrá. El príncipe azul para las niñas, la princesa para los niños. En el otro grupo estarían los que basan este sentimiento en la realización personal y laboral, sólo estudian, estudian y estudian, para tener muchos post-grados y ser más letrados. Podría decir más, pero ahorita no se me ocurren.

Todas las personas vemos a la señora felicidad desde un punto de vista diferente, pero siempre se lucha por conseguirla. Sin embargo, desde hace algún tiempo me di cuenta que la felicidad no se busca, ella está ahí, para ser descubierta. Quizás perdemos mucho tiempo en nuestras agitadas vidas de jóvenes del Siglo XXI y no nos damos cuenta que los pequeños detalles son los que hacen más grande la vida.

Yo lo descubrí. Descubrí que puedo ser feliz con un simple pote de helado, con una comida que me guste, con un abrazo de cualquier persona de mi familia. Soy feliz cuando escucho los te amo de mi mami o de mis hermanos, cuando veo que mi papá se preocupa por mí, me hace el desayuno y más. Soy feliz con los mensajitos de texto de mis amigos preguntándome de mi vida, con las risas repetidas en las conversaciones incoherentes, con los recuerdos de nuestra adolescencia. Descubrí que la felicidad se esconde en una mirada tierna, en un "te quiero" en el momento menos esperado, en un beso y un abrazo (aunque yo esté dormida), en la sonrisa que no puedes ocultar cuando me pongo "cuchi" (jajaja!). En mirar hacia adelante y disfrutar el presente sin reprochar el pasado, en la confianza en sí mismo, en perder los miedos, en ser quién soy. En la gente que de verdad está conmigo. En eso y más.

No hay receta para ser feliz. El que lee la columna de Maytte esperando encontrar una respuesta, está perdiendo tiempo (y que me disculpen los que la leen). Simplemente piensen y no pierdan tiempo la felicidad puede estar esperando en la puerta de su casa... ¡Háganla pasar!

Ahora les dejo este video, que seguro todos lo vieron, pero igual me pareció pertinente... ¡Los quiero!

Comentarios

*+MªEugenia+* ha dicho que…
La señora felicidad... para mi es como un globo que si saltas muy alto puedes agarrarlo, disfrutarlo pero finalmente dejarlo soltarlo para ver como se va... y vuelves a seguir saltando para intentar agarrar otro globo de nuevo...

vivir siempre feliz seria muy aburrido, por eso la felicidad siempre nos llega de poquitos...

c'est la vie
Acuario Escritor ha dicho que…
Chama.... como me alegra leerte decir lo que has escrito. Recibe un beso... y sé feliz. No olvides lo que tú misma te has enseñado.

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…