Ir al contenido principal

Sweet fifteen


Hoy me convencí de algo: Las mujeres siempre tendremos 15 años. ¿Por qué lo digo? Pues, a eso voy. No soy una anciana, ni una adulta contemporánea... Soy una carajita, lo sé, pero veo mis 15 como si hubieran pasado hace mucho tiempo. A esa edad (quizás antes, quizás después) es cuando se tienen las primeras ilusiones amorosas bonitas.

Las mariposas en la barriga, los ojos de Candy Candy, el temblor en las piernas y las mejillas sonrojadas siempre están presentes a la hora de ver al chico. Por supuesto, el mundo se congela y suenan los violines de fondo, muy al estilo de una película rosa. El sujeto te habla y tu lo miras pensando "¡ay! es lindísimo" y así transcurren las horas hasta que se despiden y vuelve la impaciencia.

La espera de verlo otra vez, el perenne "¿Lo llamo o no lo llamo?", las dudas "Si le mando un mensajito de texto ¿seré muy obvia?", las eternas reuniones con las amigas para contarles, para "rumiar" (como decía el artículo que me mandó Pablo aquella vez), para los gritos y la ronda de preguntas / comentarios: "¿Qué te dijo?" "¡Júralo!" "Marica, ¡tú le gustas!"

La emoción de ver el celular sonar, de leer un mensaje, de ver abrirse una ventana del MSN con su nombre. Los celos con cualquier fémina que se acerque, los nervios del primer beso. Todo eso, tan de quinceañera... Todas las mujeres lo hacemos y/o pensamos a cualquier edad.

¡Pues sí! Hace poco le decía a mi chico verde que me sentía de 15 años, y es así. Todas esas emociones y sentimientos típicos de la adolescencia vuelven en el enamoramiento. ¡Si! Todas pensamos que tenemos al príncipe azul (verde en mi caso ¡jajaja!) y que somos las princesas (¡y no digan que no!) De eso se trata el enamoramiento, de la hipnosis, de perder la razón. Y no sólo lo digo yo, lo dice hasta mi querido Freud.

Y esta teoría de los 15 años lo comprobé aún más hablando con mis amigas, que van desde 18 hasta 28 años. Todas aquellas que tenemos a alguien allí estamos tontas, tontísimas, pero felices y disfrutando.


¡Qué rico es tener 15 años otra vez!

Comentarios

*+MªEugenia+* ha dicho que…
Que rico es andar como una idiota de amor la vida!!... Lo mejor siempre es volver a sentir...

xD Saludos!!
La niña del bigote ha dicho que…
Ay Mary bella...me removiste el alma entera con esto...Definitivamente: qué bonito es estar enamorado...Sentir que le importas a alguien...Hacer todas esas cosas que se hacen cuando el otro importa...

Lo feo viene después, no es por ser pesimista, pero ese sentimiento se quita a los dos o tres años, cuando las crisis crecen en número. Y luego, el divorcio, el llévate tus cosas, dame las mías, nos vemos jamás en la vida...

Ojalá uno pudiera disfrutar de ese amor quinceañero por toda la vida...que no hubiesen las crisis de pareja, las otras que son las bichas que se meten por todos lados sin que se les llame...en fin, todo sería más feliz si esta etapa durara más...

Un beso...y ojalá estés enamorada por el resto de tu vida, y que todos tus días cumplas 15 de nuevo, una y otra vez...

Millones de besos de tu color favorito
Anónimo ha dicho que…
Me encantó ésto. Tienes toda la razón, siempre, muy en el fondo, seguimos siendo las mismas chamitas de 15 años q se emocionan con cualkier detalle q venga de parte de la persona q nos gusta.
Hace 4 años fue la última vez q me sentí así... lo extraño.. espero q venga alguien pronto q me haga sentir así de nuevo... Es riquísimo...
Muy chévere tu blog!

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…