Ir al contenido principal

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quiero eso. Repito. Estoy tratando de ser feliz, ahora mucho más después de hoy.

¿Qué pasó hoy? Pues simple. Fui a comprar un traje de baño. Si hay una persona necia para comprar ropa soy yo. Rectifico. Si hay una persona necia para todo soy yo, pero focus en la ropa. Siendo tan detallista, es difícil complacer mis gustos. Si tiene una mínima, ínfima, minúscula cosa que no me agrade, no lo compro. Así es.

Tampoco era, ni soy, una fanática de los traje de baños. Tengo 6 (con este que me compré) y me parece que son muchos. Pero es que si vamos al caso, uso sólo dos y uno ya me queda pequeño, por eso decidí comprarme este. En fin...

Mi odisea, que comenzó por la hoyada, me llevó a Gina en el boulevard de San Jacinto. Le advertí a mi mamá que ahí eran caros, pero ella insistió. Entré. Por un momento me sentí como Homero en el mundo de chocolate, demasiados traje de baños y ¡demasiado bellos! (sí pues es un comentario de jeva ¿y qué?). Me puse a ojear y conseguí 3, relativamente baratos (¡ok! los más lindos costaban entre 110mil y 140mil tampoco iba a pagar tanto), bonitos, y sin nada que objetarles. Fui al probador.

El verde era mi favorito, perfecto, muy 80's con rayas, puntos y cosas brillantes. No me sirvió la parte de arriba. ¡Y era talla L! What the fuck?? Lo peor es que no había talla XL. Ahí si empezó el trauma. Buscando por todos los tarantines un traje de baño que se viera como lo suficientemente grande para el busto, pero no tanto para la cadera.

¿Por qué? ¿Por qué la desproporción de busto y caderas? ¿Por qué me tocó a mí? ¿Por qué mis lolas que no son tamaño familiar no me caben en un talla L y un talla XL me queda grande de caderas si no estoy flaaaca? ¿Por qué? Pasé casi dos horas en el Gina buscando el bendito traje de baño perfecto y midiéndome cuanto modelo se me atravesaba, hasta que por fin encontré uno muy yo, ¡más 80's que el anterior! y que me quedó bien.

¿A qué quiero llegar con esto? Bueno, que me puse a pensar que si las tuviera más grandes hubiese sufrido más y si las tuviera más pequeñas no hubiera sufrido tanto. Entonces... ¿Quién entiende a las mujeres? Mejor dicho ¿Quién me entiende? Luego de tanta cháchara por el 32, ahora que están más grandes tengo el tupé de quejarme. Incomprensible. Bueno, aunque sea me queda el consuelo que no pensaré más en ello hasta el año que viene, cuando me vaya a comprar mi próximo traje de baño. Por ahora, como dije antes, trataré de ser feliz. Cambio y fuera.

Comentarios

ººPaCmanºº ha dicho que…
Ay chama... a la final tenias alguito, 32B ya es algo, no como yo, que me quedan a veces los 30 y a veces los 28... También estaba en ese dilema de querer agrandarlas pero, q coño, asi soy yo. Me quedaré así hasta que pasé algo que me haga cambiar de parecer.
nelson ha dicho que…
jajajaja coño xD pobre dilema de las mujeres siempre.. auqnue siempre se andan quejando por todo de pana! nunca las entiendo :S
Maguita Caldera ha dicho que…
bueno mija a mi pasa todo lo contario soy talla 32 pero ahora las tallas s de trajes de baño son pequeñitas abajo y gigantes arribas pues ahora todas las mujeres se han operado ... entonces que queda para mi que soy natural? mandarmelos hacer será o pnerme unos de niña jaja
flequillo ha dicho que…
peor soy yo que trato de negar que ya pasé al 36

Entradas populares de este blog

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…