Ir al contenido principal

Damas... ¿y caballeras?

Odio el metro. Cualquier persona que me conozca medianamente sabe que odio ese tren con todo mi ser. Sin embargo, como quería llegar temprano a la escuela para encontrarme con Lore (una de mis mejores amigas) opté por este medio de transporte. Todo normal. Compré el ticket, pasé el torniquete, bajé la escalera, esperé, entré al vagón y todo normal. Estratégicamente, me ubiqué al lado de un chico vestido de traje, bastante atractivo y con la sonrisa perfecta, lo podía ver por el espejo. Al frente estaban dos señoras de unos 40 años y en el asiento del lado un chico y una chica como de unos 35. Normalidad absoluta.

En la estación "Bellas Artes" entró una señora embarazada con unas bolsas y un niño pequeño (casi nada). Nadie se levantó de su asiento. Particularmente yo me indigné. Por un momento me sentí como Ally McBeal y me imaginé gritando: "¿ALGUIEN PUEDE DARLE EL ASIENTO A ESTA SEÑORA?", pero antes de que me convirtiera, sucedió. Una de las señoras que tenía al frente se levantó y le dio el asiento a la otra. Me indigné más. Vi con cara de odio al chico que iba sentado y él simplemente se remitió a acomodar mejor sus posaderas.

¡Sí! Siempre me han molestado los hombres que no tienen consideración con las personas que lo necesitan, pero igual nunca puedo hacer nada. Llegué a mi destino y salí del vagón. Me dirigí a hacer la transferencia pensando: "Voy a hacer un blog de esto", pero no sabía que vendría más. El individuo que no le ofreció el puesto a la señora iba en mi misma dirección. Decidí obviarlo. Culminé la transferencia y me detuve a esperar mi tren, el cual llegó de inmediato. Salió la gente. Yo distraída observando la gran bandera de venezuela que tiene uno de los vagones no me di cuenta de lo que sucedía. De repente, escuché a alguien diciendo "¡ay! pero no empuje" y cuando me percaté era el ser indeseable del otro vagón que estaba repartiendo golpes a la gente, tal cual George Constanza cuando se incendió la casa en el cumpleaños del hijo de su novia (especial para fanáticos de Seinfeld), para poder sentarse.

Ahora bien, eso hace que me pregunte: What the hell? ¿Qué pasa en el mundo con los hombres? ¡OJO! Sé que no son todos, que algunos conservan la caballerosidad, conozco muchos chicos bastante amables, pero, al parecer, ser cortés es una forma de actuar que ya pasó de moda. Las mujeres nos levantamos para darle el puesto a otras mujeres. ¿Liberación femenina? ¿Será que yo me quedé en la época de antaño? ¿Estoy promoviendo el machismo? ¿Será que ahora somos damas y caballeras? Lo cual me genera otra duda... Si las damas somos caballeras... ¿Los caballeros se habrán convertido en damos? ¿Será que por eso ya no dan sus asientos? No lo sé y a estas horas de la noche ya ni lo quiero pensar.

Comentarios

Jesús A. González ha dicho que…
Si, sé lo que es eso... Particularmente yo no cedo el puesto en el que estoy sentado ya que ese puesto en particular ESTA OCUPADO! jajajajaja, no, no es cierto, Yo siempre soy un caballero y ridiculo y le doy mi puesto a mujeres embarazadas, mujeres de cualquier edad, y gente con cara de que tuvo un mal día... La vida se ve diferente cuando uno esta de pie...

Jesús A. González M.
Nelson ha dicho que…
una vez en un bus dijeron: YA NO HAY CABALLEROS... y un señor respondio: SI HAY CABALLEROS, LO QUE NO HAY ES SILLAS... mardicion ese chiste me hizo la semana xD

Entradas populares de este blog

Reflexiones de una 34B

Lo admito. Sí. Públicamente lo admito. Hace dos años me quería hacer las lolas. ¿Por qué? Pues la razón es muy sencilla: No estaba conforme con mi 32B. La verdad no estaba conforme con nada de mi cuerpo. Siempre fui gordita, pero a los 17 años y luego de experiencias la inseguridad aumenta y los complejos también.

Por circunstancias de la vida, e hipoglicemia, rebajé esos kilos de más y estaba on fire ¡jajaja!. Me sentía demasiado bien, pero aún quedaba ese pequeño detalle que me incomodaba: Mi 32B. Veía mis sostenes como si fueran para una niña de 12 años y me daban ganas de llorar. Seguía insistiendo: "Cuando tenga plata me hago las lolas".

Pero no hubo necesidad. Con el paso del tiempo mis queridas compañeras fueron creciendo a paso de vencedores, hasta llegar al tamaño que tienen ahorita, con el cual me siento bastante conforme y estoy tratando de ser feliz. Ya no pienso en operarme, sino después que tenga mis hijos porque se me van a chorrear horriblemente y tampoco quie…

Receta para sonreír

• Ingredientes:
- Amor de familia.
- Amigos verdaderos.
- Recuerdos agradables.
- Dulzura.
- Sueños de colores.
- Ilusión.
- Emociones y sentimientos.
- Un corazón grande y limpio.

• Preparación:
- Mezcle en un tazón grande (puede ser su corazón) la taza de amor familiar, la de buenos recuerdos y la de amistad verdadera.
- Agregue la cucharada grande de ilusión.
- Ponga a cocinar a fuego lento hasta que lo sienta lo suficientemente compacto como para que no se rompa con facilidad.
- Si no se espesa rápidamente no lo lleve a la nevera, cuando los recuerdos son fríos descomponen la receta. Tenga paciencia, tarde o temprano su sonrisa irá tomando forma.
- Una vez macizo, vierta en un envase (puede ser su corazón) la mezcla.
- Rellene el bizcocho con mucha dulzura.
- Cubra con la crema de sueños de colores.
- Déjelo secar por muy poco tiempo, mucho puede ocasionar el mismo efecto de la nevera, los sueños secos no son un buen ingrediente.
- Adorne …

911

En caso de emergencia, coma. Prepárese su desayuno favorito y cómaselo en la cena porque puede. Busque lo que le gusta. Endulce su paladar. 

En caso de emergencia, lea. Transpórtese a otros mundos. Vea con otros ojos. Forme parte de otras historias.

En caso de emergencia, escuche música. Cante como si estuviera frente a 200.000 personas. Baile como si nadie lo estuviera viendo. Agite la cabeza al ritmo del bajo.

En caso de emergencia, escriba. Deje salir todo lo que lleva dentro. Póngalo en palabras. Forme rimas. Aventúrese a las décimas. Quédese en la prosa. Déjelo salir.

En caso de emergencia, salga. Vaya a un lugar que no conozca. Pasee por un parque. Sienta la brisa, la naturaleza. Piérdase y aprenda cosas nuevas.

En caso de emergencia, medite. Respire y ponga su mente en blanco. Encuéntrese.

En caso de emergencia, hable. Busque a sus amigos, a los de siempre, a los más nuevos. A los de la birra y a los del café. Desahóguese, así sea por Whatsapp.

En caso de emergencia, abrace. A la fami…